Cómo comencé:

Mi historia comienza en realidad en la pubertad. Por ese entonces unos kilos de más no me preocupaban mucho. Fue sólo alrededor de mis 30 y después de unas dietas que no conseguía bajar de 5-10 kg. El efecto yo-yo… de esto lo conozco todo. Batidos de proteínas y dietas con sopas, visitas a dietistas y Weight Watchers, un balón gástrico … probé de todo. Por desgracia, me funcionaban, pero sólo por un tiempo… hasta que un médico español me dijo: “Compre una cinta de correr y cultive un huerto”.

No soy de naturaleza delgada y nunca lo seré. Una vez que dejas ir ese pensamiento, tendrás una frustración menos. Mi cuerpo es mi cuerpo, con sus hermosas y menos hermosas partes… Que no tenga un IMC de 20 sino uno de 24 ya no es un problema para mí. Me siento bien y llevo una vida saludable, lo que me parece mucho más importante.
De los belgas y holandeses del Sur a veces se dice que son borgoñones. Cuando escuchamos la palara pensamos especialmente en alimentos con mucha carne, salsas cremosas y productos en abundancia. Pero “Borgoña” significa “disfrutar de un aperitivo y una bebida.” Y eso es exactamente lo que he aprendido aquí en España. A disfrutar de tapas con una copa de un buen vino. Esa es también la base de la pirámide alimentaria de la dieta mediterránea: juntos, en compañía, disfrutando de la comida.

Una porción saludable y el ser consciente de lo que come ya es un paso de avance. Es este ‘ser consciente’ lo que sentó las bases para el cambio. Pero eso sólo es posible cuando usted mismo esté listo para el cambio.

Paso a paso hacia un estilo de vida saludable:

1
No se engañe. Eche a un lado las disculpas y excusas. Encuentre las soluciones con la ayuda de su familia.
2
No se suba a diario en la báscula y no cuente las calorías. Compruebe a menudo si va por el camino correcto y si no, haga los ajustes necesarios.
3
¡Haga ejercicio! No me está haciendo un favor con una suscripción para el gimnasio. Estoy convencida de que sólo puedo continuar haciendo algo que me gusta hacer y sin sentirme obligada, como la natación y el jogging. Aquí en España tenemos nuestro propio negocio así que en cuanto a tiempo lo tuvimos difícil, pero lo logramos. Mi marido lleva los niños a la escuela por la mañana y yo salgo después del desayuno a nadar 1 kilómetro. Esto se corresponde aproximadamente con 30 minutos de natación, 4 a 5 días por semana. Además, voy de 2 a 4 veces por semana a caminar o hacer jogging durante 35 minutos. Si esto es realizar suficiente deporte no lo sé, pero para mí es factible y por lo tanto puedo continuar haciéndolo sin complicaciones.
4
Deje de comer dulces. A pesar de que sólo comía dos galletas al día con el café… ahora no las como más. Permítase un pastelito una vez por semana y disfrútelo. Para mí puede ser un croissant o un panqueque. Si logra evitar las golosinas, tampoco sentirá la necesidad de comerlas y puede disfrutar aún más de ese pastel que se permite una vez por semana. De esa manera usted no tiene que sentirse culpable.
5
Open your fridge and make room for fruit and vegetables. I bought several stackable trays which I fill with things like raspberries, blueberries, strawberries, … ready to grab.
6
Tome notas semanales de lo que se desea preparar. (En mi sitio web puede descargar un planificador semanal.)
7
¡Compre su mayoría productos no elaborados! Si le apetece comerse un pedazo de carne, compre un muslo de pollo en lugar de una hamburguesa preparada. Busque la carne ecológica, preferentemente no procesada.
8
Tómese un tiempo para leer las etiquetas en los envases. Tenga en cuenta los azúcares, las grasas y los carbohidratos. (¡Sepa que 4 g de azúcar es igual a 1 cucharadita!)
9
Si usted prepara una salsa de vegetales frescos, haga porciones dobles. De este modo tiene cierta reserva en el congelador para los días en los que disponga de menos tiempo. Prepare varias sopas de verduras que se puedan congelar en porciones. Siempre práctico si carece de tiempo.
10
Si no está acostumbrado a cocinar con verduras, déjese inspirar por internet o libros de cocina. Usted verá que mientras más inspiración más divertido será cocinar. Y cuando empiece a experimentar en la cocina es cuando realmente se vuelve interesante…
11
Despréndase del plato clásico compuesto por patatas, verduras y carne con la salsa. Sustituya las patatas de vez en cuando por un tipo diferente de verduras o legumbres.
12
¡Fíjese en sus porciones! El 80 % son verduras. Si también preparara legumbres entonces sería el 60 % de verduras, 20 % de legumbres y el 20 % de pescado / carne. Si utiliza platos grandes para comer, ¡no llene el plato! (En mi página de inicio puede encontrar una regla general muy útil para determinar su ración.)
13
Asegúrese de tener meriendas saludables en la casa por si de repente le da hambre. Yo, por ejemplo, siempre tengo frambuesas, moras y uvas o pistachos en casa. Si siento deseos de comer algo salado entonces disfruto de unas algas marinas crujientes.
14
Invite a amigos a comer juntos y acepte el reto de preparar una mesa llena de golosinas a base de frutas y verduras. Usted verá las reacciones positivas y cómo estas reacciones le estimularán. Incluso una barbacoa puede consistir en su mayoría de verduras.
15
Si su compañero sentimental y / o hijos no se sienten atraídos inmediatamente por sus nuevas ideas, complázcalos de vez en cuando con lo que realmente les apetece. Aquí, a los míos, les gusta comer en ocasiones patatas. Entonces yo se las preparo en el horno con tomillo y romero o simplemente preparo un puré. No demora mucho tiempo, no da mucho trabajo y a ellos les gusta.
16
Organice una excursión el fin de semana, dé un paseo a pie o en bicicleta. Trate de hacer algo que lo mantenga en movimiento. Verá que si lo hace de manera regular le va a encantar.
17
Busque para usted y su familia soluciones factibles en materia de ejercicios físicos y alimentación. ¡Recuerde que debe resultar divertido para todos!
18
¡Y no olvide, en especial, disfrutar a plenitud!

 

¡No deje nada para más tarde! Siempre se puede encontrar una razón para no hacer algo… Vaya en busca de motivación y trácese pequeñas metas alcanzables sobre todas las cosas. Por ejemplo, el café sin azúcar, nada de galletas en toda una semana… ¡Si usted sabe que no puede resistir la tentación de consumir dulces, entonces no los compre!